Colnaghi Foundation Journal 02 - Page 175



174
Female power in Constanza de Castilla’s tomb
Female power in Constanza de Castilla’s tomb
175
N OTES
1.
2.
3.
4.
5.
6.
This paper is published in the framework of the
research project “HAR2017-82170-P Promoción
artística y cultura cortesana en Castilla durante los
reinados de Juan II y Enrique IV (1405-1474)”.
Juan Ramón Romero Fernández-Pacheco, Santo
Domingo el Real de Madrid. Ordenación económica de un
señorío conventual durante la baja edad media (1219-1530)
(Salamanca: Editorial San Esteban, 2007), p. 172.
Luis Alonso Getino, “Centenario y Cartulario de
nuestra Comunidad,” Ciencia Tomista 59 (1919): pp.
131-132; Manuel Núñez Rodríguez, “El sepulcro de
doña Constanza de Castilla. Su valor memorial y su
función anagógica,” Archivo Español de Arte 245 (1989):
p. 47; Ángela Franco Mata, Museo Arqueológico Nacional.
Catálogo de la escultura gótica (Madrid: Ministerio
de Cultura. Dirección General de Bellas Artes y
Archivos, 1993), p. 109; Ángela Muñoz Fernández,
Acciones e intenciones de mujeres en la vida religiosa de los
siglos XV y XVI (Madrid: Dirección General de la
Mujer, 1995), p. 127; Ronald E. Surtz, “Las oras de
los clavos de Constanza de Castilla,” in Caballeros,
monjas y maestros en la Edad Media. Actas de las V Jornadas
Medievales, eds. Lillian von der Walde Moheno,
Concepción Company Company, and Aurelio
González (Mexico: Universidad Nacional Autónoma
de México, 1996), p. 158; Constanza de Castilla,
Book of Devotions. Libro de Devociones y Oficios, ed.
Constance L. Wilkins (Exeter: University of Exeter
Press, 1998), p. 31; María Estela González de Fauve
and Isabel J. Las Heras, “Los cargos eclesiásticos y
religiosos como estrategia de recuperación del poder
de los descendientes de Pedro I de Castilla,” En la
España Medieval 24 (2001): p. 244; María del Pilar
Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política:
las constituciones de la capilla de Pedro I en Santo
Domingo el Real de Madrid (1464),” En la España
Medieval 26 (2003): p. 230; Romero FernándezPacheco, Santo Domingo el Real de Madrid, p. 124; Maria
del Mar Cortés Timoner, ed., Constanza de Castilla.
Selección de textos del Devocionario de sor Constanza de
Castilla (Barcelona: Universitat de Barcelona, 2015),
p. 42.
Muñoz Fernández, Acciones e intenciones de mujeres, p. 127.
Alonso Getino, “Centenario y Cartulario de nuestra
Comunidad,” pp. 130-131; Franco Mata, Museo
Arqueológico Nacional, p. 109; González de Fauve and
Las Heras, “Los cargos eclesiásticos y religiosos,”
p. 244; Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria
política,” p. 230; Romero Fernández-Pacheco, Santo
Domingo el Real de Madrid, pp. 118, 201, and 337.
A similar situation took place during the priorates of
other powerful nuns, such as Sisters Sol (1247, 1249,
1252, 1256 and 1263), Leocadia (1266, 1272, 1273,
1283, 1284, 1285 and 1287), Urraca Díaz (1294 and
1297), and Sister Urraca Sánchez (1363): Romero
Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de Madrid,
pp. 117, 120, and 121.
Romero Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de
Madrid, pp. 122 and 258.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
Romero Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de
Madrid, pp. 112, 120, 124-125, and 437.
González de Fauve and Las Heras, “Los cargos
eclesiásticos y religiosos,” p. 245; Rábade Obradó,
“Religiosidad y memoria política,” pp. 230-231.
Romero Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de
Madrid, pp. 167, 253, and 491.
Constanza de Castilla and Lope de Barrientos were
old acquaintances, as Brother Lope had been prior
of Santo Domingo el Real de Madrid in 1431, during
Constanza’s priorate: Romero Fernández-Pacheco,
Santo Domingo el Real de Madrid, p. 128.
Alonso Getino, “Centenario y Cartulario de nuestra
Comunidad,” p. 137; Romero Fernández-Pacheco,
Santo Domingo el Real de Madrid, pp. 167 and 256.
Romero Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de
Madrid, p. 256.
Núñez Rodríguez, “El sepulcro de doña Constanza de
Castilla,” p. 130.
Romero Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de
Madrid, p. 122.
González de Fauve and Las Heras, “Los cargos
eclesiásticos y religioso,” p. 244; Rábade Obradó,
“Religiosidad y memoria política,” p. 230; Romero
Fernández-Pacheco, Santo Domingo el Real de Madrid, pp.
123-124; David Nogales Rincón, “La representación
religiosa de la monarquía castellano-leonesa: la
capilla real (1252-1504)” (PhD diss., Universidad
Complutense de Madrid, 2009) II, p. 1484.
“Evidentemente, la decisión de instalar la sepultura de
Pedro I en la capilla mayor de la iglesia del convento
respondía al deseo de la priora de reivindicar la
memoria de su abuelo, estaba claramente imbricada
en la estrategia de recuperación del prestigio del
linaje, algo que tal vez solo era posible si los restos
de Pedro I eran ubicados en un lugar adecuado,
donde pudieran realizarse los ritos necesarios para
garantizar la salvación de su alma, pero también
donde pudiera mantenerse viva su memoria; una
memoria desprovista de las connotaciones negativas
de antaño, gracias a las nuevas circunstancias
propiciadas por la entronización de Juan II, por cuyas
venas, al fin y al cabo, también corría la sangre del
desafortunado soberano. Así, y gracias a la capilla
funeraria impulsada por su nieta, Pedro I se hacía otra
vez presente entre los vivos, y esa presencia, de alguna
forma, contribuía a consolidar la situación de aquellos
de sus descendientes que, a través del apellido Castilla,
se empeñaban en alcanzar la posición que crecían
merecer en función del linaje de que procedían”:
Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política,”
pp. 232-233.
González de Fauve and Las Heras, “Los cargos
eclesiásticos y religiosos,” p. 245; Nogales Rincón,
“La representación religiosa de la monarquía,” II,
pp. 1549-1552; Covadonga Valdaliso Casanova,
“La problemática de la autoría femenina en la
Edad Media: una lectura política en la Castilla de la
primera mitad del siglo XV,” in Las mujeres en la Edad
18.
19.
20.
21.
22.
23.
24.
Media, eds. Mª Isabel del Val Valdivieso, and Juan
Francisco Jiménez Alcázar (Murcia-Lorca: Sociedad
Española de Estudios Medievales-Editum, 2013), pp.
383-391, p. 387.
“Que la dicha capilla del dicho señor Rey don Pedro
fuese servida contynua e perpetuamente en el dicho
monesterio de Santo Domingo el Real de la dicha villa
de Madrid, en el altar mayor del dicho monesterio,
donde están puestos e sepultados los huesos del dicho
señor Rey don Pedro, ençima de los quales está la
su imagen e vulto de alabastro”: Rábade Obradó,
“Religiosidad y memoria política,” p. 248.
Nogales Rincón, “La representación religiosa de la
monarquía,” II, pp. 1487 and 1488.
González de Fauve and Las Heras, “Los cargos
eclesiásticos y religiosos,” p. 245; Nogales Rincón,
“La representación religiosa de la monarquía,” II, pp.
1485-1486 and 1492.
“Señores capellán mayor e capellanes, asy rreligiosos
e clérigos, ya sabédes commo la muerte es general.
Yo espero salir de esta presente vida quando a
nuestro señor plaserá. Conosçiendo que soy grand
pecadora, e syn virtudes e syn meritos, yo vos pido
de mucha gracia que por rreverencia de nuestro
señor, des que sea mi fyn, ayades memorya de los
trabajo e gastos que yo he pasado, ansy en faser esas
pocas guarniçiones de ornamentos que pertenesçen
al servicio de la dicha capilla, e ganar el previllejo,
el más fuerte que yo pude, lo qual todo con buena
voluntad lo pongo en vuestras manos, e por vuestra
propia virtud vos plega de aver memorya de mi
ánima e de las ánimas de mi señor mi padre e
de mi señora mi madre en vuestros sacrifiçios, lo
qual dexo a vuestra ordenança”: Rábade Obradó,
“Religiosidad y memoria política,” pp. 232 and 260;
Nogales Rincón, “La representación religiosa de la
monarquía,” II, pp. 1482, 1484-1485, and 1511-1514;
David Chao Castro, “La estatua sepulcral de Pedro
I: ¿la importación de un modelo transpirenaico?,”
in El intercambio artístico entre los reinos hispanos y las
cortes europeas en la Baja Edad Media, eds. Concepción
Cosmen Alonso, María Victoria Herráez Ortega, and
María Pellón Gómez-Calcerrada (Leon: Universidad
de León, 2009), pp. 104-105.
The petristas were the partisans of King Peter I of
Castile, even after his death: Núñez Rodríguez,
“El sepulcro de doña Constanza de Castilla,”
p. 50; González de Fauve and Las Heras, “Los
cargos eclesiásticos y religiosos,” p. 245; Rábade
Obradó, “Religiosidad y memoria política,” p. 229;
Nogales Rincón, “La representación religiosa de la
monarquía,” II, p. 1553.
Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política,”
pp. 234 and 247: “contemplacion e ynstante suplicaçion.”
Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política,”
pp. 241 and 247: “por las ánimas del dicho señor
Rey don Pedro, e suya, e de la señora Reyna doña
Catalina, su madre, e de la señora Reyna Doña
María, su muger.”
25. Gaspar Barreiros, Corografia de algunos lugares, in Viajes
de extranjeros por España y Portugal. Desde los tiempos más
remotos hasta comienzos del siglo XX, ed. José García
Mercadal, 6 vols. (Valladolid: Junta de Castilla y León,
1999), II, p. 154; Nogales Rincón, “La representación
religiosa de la monarquía,” II, p. 1489.
26. “E después del finamiento del dicho señor Rey don
Juan, el muy alto, e muy poderoso, e muy exçelente,
triunfante e virtuoso señor Rey don Enrrique, terçero
[sic], su fijo, a ynstançia e devota suplicación de la
dicha señora priora, patrona de la dicha capilla”:
Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política,”
pp. 247, 248, 255, and 259. As David Nogales Rincón
has pointed out, “posiblemente el cargo de patrona
efectiva que doña Constanza de Castilla tenía respecto
de la capilla habría que ponerlo más en relación
con la personalidad emprendedora de la priora y
las demandas que esta realiza a los reyes que con las
excepcionales circunstancias de su fundación o con la
condición de doña Constanza como nieta de Pedro
I”: Nogales Rincón, “La representación religiosa de la
monarquía,” II, pp. 1514-1516.
27. “Bien sabedes commo yo tengo liçençia e facultad
del dicho señor Rey, que está asentada en sus libros
de lo salvado, para que yo pueda nombrar e elegir,
e nombre e elija, para en la capilla del señor Rey
don Pedro, que santa gloria aya, que es en el dicho
monesterio, un capellán mayor, e otros tres capellanes,
e dos guardas, e un sacristán, e que el dicho capellán,
e capellanes, e guardas, e sacristán que yo asý eligiere
e nonbrare, guarden e fagan guardar todo lo que yo
ordenare, e mandare, e dexare ordenado para después
de mis días, so las penas contenidas en la ordenança
e constituçion que yo dexare fecha e establesçida”:
María del Pilar Rábade Obradó, “Religiosidad y
memoria política,” p. 246.
28. María del Pilar Rábade Obradó, “Religiosidad y
memoria política,” pp. 233 and 238; Nogales Rincón, “La
representación religiosa de la monarquía,” II, p. 1513.
29. “Doña Constanza lograría conformar una verdadera
capilla funeraria dinástica para los Castilla,
reivindicativa incluso de su propia ascendencia
regia […] al tiempo que parece retomar la tradición
leonesa-castellana en cuanto al papel desempeñado
por infantas-prioras en la fundación, mantenimiento y
cuidado de capillas regias ubicadas en sus monasterios
y conventos. Estos y otros parámetros […] tuvieron
asimismo que condicionar, necesariamente, el
soberbio sepulcro de la propia priora doña Constanza,
sin parangón en la Castilla del momento para una
mujer de su condición”: Chao Castro, “La estatua
sepulcral de Pedro I,” p. 107.
30. Verardo García Rey, “La famosa priora doña Teresa
de Ayala (su correspondencia íntima con los monarcas
de su tiempo),” Boletín de la Real Academia de la Historia
96 (1930): pp. 693 and 710; Sonia Morales Cano, “La
escultura funeraria gótica en la provincia de Toledo,”
Anales de Historia del Arte (extraordinary volume 2011):
p. 356.
31. “AQUÍ YACE SEPULTADA / LA MUI NOBLE
Y MUI RELIGIOSA SEÑORA / DOÑA
CONSTANZA DE CASTILLA / HIJA DEL
INFANTE DON JUAN/NIETA DEL REY
DON PEDRO / FUE MONJA PROFESA DE
ESTA CASA/I PRIORA EN ELLA MUCHOS
AÑOS / MURIÓ AÑO DE CUATROCIENTOS
Y SETENTA Y OCHO”: Franco Mata, Museo
Arqueológico Nacional, p. 111.
32. Núñez Rodríguez, “El sepulcro de doña Constanza de
Castilla,” pp. 56, and 58-59; Rubén Espada, Sepulcro
de Constanza de Castilla (Madrid: Museo Arqueológico
Nacional, 2010), p. 1.
33. Espada, Sepulcro de Constanza, p. 1.
34. “De gules de sinople y de plata terciado en banda
con un filete en lo alto de la misma, engolada en dos
cabezas de dragón de oro movientes en los ángulos
y acompañada de jefe de castillo de los mimos,
donjonado, adjurado de azur y en punta de un león
de púrpura”: Ángela Franco Mata, Museo Arqueológico
Nacional. Catálogo de la escultura gótica, (Madrid:
Ministerio de Cultura. Dirección General de Bellas
Artes y Archivos, 1993), p. 110.
35. Carlos Miranda García has highlighted the singularity
of this image: “siguiendo un modelo poco frecuente,
como es representar la Virtud con los ojos muy
abiertos, anhelantes, y mostrando la palma de su
mano derecha hacia abajo”. This same iconography
is found in the sixteenth-century tombs of Martín
García and María Rodríguez; Carlos Miranda García,
“Las virtudes en la escultura castellana del siglo
XV. Iconografía y focos de influencia,” Antiqvaria.
Antigüedades, arte y coleccionismo 62 (1989): p. 34 and n. 6.
36. Núñez Rodríguez, “El sepulcro de doña Constanza de
Castilla,” p. 51.
37. Franco Mata, Museo Arqueológico Nacional, p. 109.
38. José María Azcárate, Manuel Fernández Álvarez,
and Antonio López Gómez, Castilla-La Nueva, 2 vols.
(Madrid: Fundación Juan March, 1982), I, p. 1888.
39. Sonia Morales Cano, Moradas para la eternidad. La
escultura funeraria gótica toledana (Madrid: Biblioteca
Nueva, 2012), pp. 122-123; Sonia Morales Cano,
Escultura funeraria gótica. Castilla-La Mancha (Madrid:
Sílex, 2017), p. 163. According to Teresa Pérez
Higuera, the two praying figures in Constanza de
Castilla’s tomb would be similar to the two missing
angels from the sepulchre of Bishop Gonzalo de
Illescas, in the cloister of the monastery of Guadalupe
(Cáceres), completed in 1460: Teresa Pérez Higuera,
“El foco toledano y su entorno,” in Actas del Congreso
Internacional sobre Gil Siloe y la Escultura de su época,
Burgos 13-16 octubre de 1999 (Burgos: Caja de Burgos,
Universidad de Burgos, 2001), pp. 263-286, 264 and
266.
40. Chao Castro, “La estatua sepulcral de Pedro I,” p.
112. Nogales Rincón, “La representación religiosa de
la monarquía,” II, p. 1494.
41. Nogales Rincón, “La representación religiosa de la
monarquía,” II, pp. 1493-1496.
42. “Es muy significativo que se promulgaran ya avanzado
el año 1464 [las constituciones de la capilla real], pues
unos meses después Constanza dejó de ser la priora
del convento, pasando a un discreto segundo plano,
situación en la que permaneció hasta su fallecimiento,
unos años después. Es como si, presintiendo
una muerte ya no muy lejana, la anciana priora
pretendiera atar todos los cabos de una fundación
en la que había puesto un gran empeño”: Rábade
Obradó, “Religiosidad y memoria política,” p. 234.
43. Juan Nicolau Castro, “Las tumbas de don García
Osorio y doña María de Perea procedentes de
la desaparecida iglesia de San Pedro de Ocaña y
conservadas en el Victoria and Albert Museum de
Londres,” in Libro homenaje a Rafael Sancho de San Román
(Toledo: Real Academia de Bellas Artes y Ciencias
Históricas de Toledo, 2006), pp. 264-265; Morales
Cano, Símbolos, formas y espacio de la escultura gótica
funeraria en Castilla-La Mancha: Toledo, 2 vols. (Cuenca:
Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha,
2010), I, p. 225.
44. Patrick Lenaghan, “Commemorating a Real Bastard:
the Chapel of Alvaro de Luna,” in Memory and the
Medieval Tomb, eds. Elizabeth Valdez del Álamo and
Carol Stamatis Pendergast (Aldershot: Ashgate, 2000),
pp. 129-153, p. 130; Teresa Pérez Higuera, “El foco
toledano y su entorno,” pp. 282- 283. For a brief
approach to the discussion regarding the identity of
Sebastián de Toledo/Sebastián de Almonacid see
Javier Martínez de Aguirre, “La obra del escultor
Sebastián de Almonacid en Sevilla (1509-1510),”
Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 58
(1992): pp. 315-317.
45. Matilde Miquel Juan and Olga Pérez Monzón, “Entre
imaginería, brocados, colores, pinceles y el arte nuevo.
Patronato artístico femenino de María de Luna y
la memoria paterna,” e-Spania. Revue interdisciplinaire
d’études hipaniques médiévales et modernes 24 (2016): p. 24.
46. Núñez Rodríguez, “El sepulcro de doña Constanza de
Castilla,” p. 51.
47. Miranda García, “Las virtudes en la escultura
castellana del siglo XV. Iconografía y focos de
influencia,” pp. 32-36.
48. García, “Las virtudes en la escultura castellana,” p. 32.
49. Joaquín Yarza Luaces, La nobleza ante el rey. Los grandes linajes
castellanos y el arte en el siglo XV (Madrid: El Viso, 2003), pp.
134-135; Morales Cano, Moradas para la eternidad, p. 72.
50. “Los denigradores del sexo femenino contaban con el
respaldo del magisterio teológico; entre los Padres de
la Iglesia, figuras como Ambrosio y Jerónimo habían
considerado que todas las virtudes asociadas con la
salvación…eran característicamente masculinas”:
Mercedes Pampín Barral, “Las virtudes cardinales en el
Triunfo de las donas de Juan Rodríguez del Padrón (I)”, in
Actas del IX Congreso Internacional de la Asociación Hispánica
de Literatura Medieval (A Coruña, 18-22 de septiembre de
2001), eds. Mercedes Pampín Barral and Carmen
Parrilla García, 3 vols. (La Coruña: Universidade da
Coruña, 2005), III, p. 267.

Paperturn



Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flip book system
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen