Inmersion Profetas NTV - Page 114



27:4-13
I sa í as
101
Día y noche lo vigilaré para que nadie pueda hacerle daño.
Mi enojo habrá desaparecido.
Si encuentro zarzas y espinos en crecimiento,
los atacaré;
los quemaré,
a menos que vuelvan a mí en busca de ayuda.
Que se reconcilien conmigo;
sí, que se reconcilien conmigo».
Se acerca el tiempo cuando los descendientes de Jacob
echarán raíces;
¡Israel brotará y florecerá,
y llenará de fruto el mundo entero!
¿Ha golpeado el Señor a Israel
como golpeaba a sus enemigos?
¿Lo ha castigado
como los castigaba a ellos?
No, pero desterró a Israel para que rindiera cuentas;
quedó desterrado de su tierra,
como si hubiera sido arrasado por una tormenta del oriente.
El Señor lo hizo para purificar a Israel de su perversidad,
para quitarle todo su pecado.
Como resultado, todos los altares paganos serán reducidos a polvo.
No quedará en pie ningún poste dedicado a la diosa Asera ni ningún
santuario pagano.
Las ciudades fortificadas quedarán en silencio y vacías;
las casas estarán abandonadas, y las calles, cubiertas de mala hierba.
Allí pastarán los terneros,
masticando ramas y tallos.
La gente está como las ramas secas de un árbol,
que se arrancan y se usan para encender el fuego debajo de las ollas
para cocinar.
Israel es una nación tonta y necia,
porque sus habitantes se han apartado de Dios.
Por lo tanto, aquel que los hizo
no les tendrá lástima ni misericordia.
Sin embargo, llegará el día cuando el Señor los reunirá como grano
seleccionado a mano. Uno por uno los irá reuniendo, desde el río Éufrates al oriente, hasta el arroyo de Egipto al occidente. En aquel día se
tocará la gran trompeta y muchos de los que se morían en el destierro
en Asiria y en Egipto regresarán a Jerusalén para adorar al Señor en su
monte santo.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen