Inmersion Profetas NTV - Page 124



31:6–32:7
I sa í as
111
y la protegerá como un ave protege su nido.
Defenderá y salvará la ciudad;
pasará sobre ella y la rescatará».
Pueblo mío, aunque eres rebelde y perverso, ven y regresa al Señor.
Yo sé que llegará el día glorioso cuando cada uno de ustedes desechará
los ídolos de oro y las imágenes de plata que han hecho sus manos
pecadoras.
«Los asirios serán destruidos,
pero no por las espadas de los hombres.
La espada de Dios los golpeará;
se dejarán llevar por el pánico y huirán.
Los fuertes jóvenes asirios
serán llevados cautivos.
Hasta los más fuertes temblarán de terror,
y los príncipes huirán al ver sus banderas de guerra»,
dice el Señor, cuyo fuego está en Sión
y sus llamas arden desde Jerusalén.
¡Miren! ¡Se acerca un rey justo!,
y príncipes honrados gobernarán bajo su mando.
Cada uno será como refugio del viento
y resguardo de la tormenta,
como corrientes de agua en el desierto
y sombra de una gran roca en tierra reseca.
Entonces todo el que tenga ojos podrá ver la verdad,
y todo el que tenga oídos podrá oírla.
Hasta los impulsivos estarán llenos de sentido común y de
entendimiento,
y los que tartamudean hablarán con claridad.
En aquel día, los necios que viven sin Dios no serán héroes;
los canallas no serán respetados.
Pues los necios hablan necedades
y hacen planes malvados;
practican la impiedad
y difunden enseñanzas falsas acerca del Señor.
Privan de alimento a los hambrientos
y no dan agua a los sedientos.
Las sutiles artimañas de los canallas son maliciosas;
traman planes torcidos.
Mienten para condenar a los pobres,
aun cuando la causa de los pobres es justa.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen