Inmersion Profetas NTV - Page 126



33:2-14
I sa í as
Cuando terminen de destruir,
serán destruidos.
Cuando terminen de traicionar,
serán traicionados.
Pero tú, Señor, ten misericordia de nosotros,
porque hemos esperado en ti.
Sé nuestro brazo fuerte cada día
y nuestra salvación en los tiempos difíciles.
El enemigo corre al sonido de tu voz;
cuando te pones en pie, ¡las naciones huyen!
Así como la oruga y la langosta despojan los campos y las vides,
de la misma forma será despojado el ejército caído de Asiria.
Aunque el Señor es muy grande y vive en el cielo,
hará de Jerusalén el hogar de su justicia y rectitud.
En aquel día, él será tu cimiento seguro,
y te proveerá de una abundante reserva de salvación, sabiduría y
conocimiento;
el temor del Señor será tu tesoro.
Pero ahora tus valientes guerreros lloran en público;
tus embajadores de paz lloran con amarga desilusión.
Tus caminos están abandonados;
ya nadie viaja por ellos.
Los asirios rompieron su tratado de paz
y no les importan las promesas que hicieron delante de testigos;
no le tienen respeto a nadie.
La tierra de Israel se marchita con el duelo;
el Líbano se seca a causa de la vergüenza.
La llanura de Sarón es ahora un desierto;
Basán y el Carmelo han sido saqueados.
Pero el Señor dice: «Ahora me levantaré;
ahora mostraré mi poder y mi fuerza.
Ustedes, los asirios, no producen más que hierba seca y rastrojos;
su propio aliento se convertirá en fuego y los consumirá.
Su pueblo será totalmente quemado,
como los espinos que se cortan y se echan al fuego.
¡Escuchen lo que yo hice, naciones lejanas!
¡Y ustedes que están cerca, reconozcan mi poder!».
Los pecadores de Jerusalén tiemblan de temor;
el terror se apodera de los que no tienen a Dios.
«¿Quién puede vivir con este fuego devorador? —‍claman‍—.
113





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen