Inmersion Profetas NTV - Page 273



260
INMERSIÓN

P R O F E TA S
28:1-17
Un día a fines del verano del mismo año —‍el cuarto año del reinado
de Sedequías, rey de Judá— Hananías, hijo de Azur, un profeta de Gabaón, se dirigió a mí públicamente en el templo mientras los sacerdotes y el ­pueblo escuchaban. Dijo: «Esto dice el Señor de los Ejércitos
­Celestiales, Dios de Israel: “Quitaré del cuello de ustedes el yugo del rey
de B
­ abilonia. ­Dentro de dos años traeré de regreso todos los tesoros del
templo que el rey N
­ abucodonosor llevó a Babilonia. También traeré de
regreso a ­Joacim, hijo de Joaquín, rey de Judá y a todos los demás cautivos que f­ueron l­levados a Babilonia. Tengan por seguro que romperé el
yugo que el rey de Babilonia ha puesto sobre sus cuellos. ¡Yo, el Señor,
he hablado!”».
Jeremías le respondió a Hananías mientras estaban delante de los sacerdotes y de la gente presente en el templo. Le dijo: «¡Amén! ¡Que tus
profecías se vuelvan realidad! Espero que el Señor haga todo lo que tú
dices. Espero que traiga de regreso los tesoros de este templo y a todos los
cautivos; pero ahora presta atención a las palabras solemnes que te hablo
en presencia de todas estas personas. Los profetas antiguos que nos precedieron hablaron en contra de muchas naciones y advirtieron siempre la
llegada de guerra, desastre y enfermedad. Así que el profeta que predice
paz debe demostrar que está en lo correcto. Solamente cuando sus predicciones se cumplan podremos saber que el Señor lo ha enviado».
Entonces el profeta Hananías quitó el yugo del cuello de Jeremías y lo
hizo pedazos. Y Hananías dijo nuevamente a la multitud que se había reunido: «Esto dice el Señor: “Así como este yugo ha sido roto, dentro de
dos años romperé el yugo de opresión de todas las naciones ahora sometidas al rey Nabucodonosor de Babilonia”». Después de eso, Jeremías se
fue de la zona del templo.
Poco tiempo después de la confrontación con Hananías, el Señor le dio
a Jeremías este mensaje: «Ve y dile a Hananías: “Esto dice el Señor: ‘Tú
has quebrado un yugo de madera, pero lo has reemplazado con un yugo de
hierro. El Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel, dice: he puesto
un yugo de hierro en el cuello de todas estas naciones, y las he sometido
a la esclavitud del rey Nabucodonosor de Babilonia. He puesto todo bajo
su control, incluso los animales salvajes’”».
Entonces el profeta Jeremías le dijo a Hananías: «¡Escucha, Hananías!
El Señor no te ha enviado, pero el pueblo cree tus mentiras. Por lo tanto,
esto dice el Señor: “Debes morir. Tu vida terminará este mismo año porque te rebelaste contra el Señor”».
Dos meses después murió el profeta Hananías.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen