Inmersion Profetas NTV - Page 291



278
INMERSIÓN

P R O F E TA S
37:16–38:9
había sido convertida en prisión. Jeremías fue puesto en un calabozo
donde permaneció por muchos días.
Más tarde, a escondidas, el rey Sedequías pidió que Jeremías fuera al
palacio y allí el rey le preguntó:
—‍¿Tienes algún mensaje de parte del Señor?
—‍¡Sí, lo tengo! —‍dijo Jeremías‍—. Serás derrotado por el rey de
Babilonia.
Entonces Jeremías le preguntó al rey:
—‍¿Qué crimen he cometido? ¿Qué he hecho yo contra ti, tus ayudantes o el pueblo para que me hayan encarcelado? ¿Ahora dónde están tus
profetas que te dijeron que el rey de Babilonia no te atacaría a ti ni a esta
tierra? Escucha, mi señor y rey, te suplico que no me mandes de regreso al
calabozo en la casa del secretario Jonatán, porque allí me moriré.
Así que el rey Sedequías mandó que no regresaran a Jeremías al calabozo. En cambio, lo encerró en el patio de la guardia del palacio real. El
rey también ordenó que cada día se le diera a Jeremías un pan recién horneado mientras hubiera pan en la ciudad. Así que Jeremías fue puesto en
la prisión del palacio.
Entonces Sefatías, hijo de Matán; Gedalías, hijo de Pasur; Jehucal, hijo
de Selemías; y Pasur, hijo de Malquías, oyeron lo que Jeremías le decía al
pueblo: «Esto dice el Señor: “Todo el que se quede en Jerusalén morirá
por guerra, enfermedad o hambre, pero los que se rindan a los babilonios
vivirán. Su recompensa será su propia vida, ¡ellos vivirán!”. El Señor también dice: “La ciudad de Jerusalén ciertamente será entregada al ejército
del rey de Babilonia, quien la conquistará”».
Entonces los funcionarios fueron a ver al rey y le dijeron:
—‍Señor, ¡este hombre debe morir! Esta forma de hablar desmoralizará
a los pocos hombres de guerra que nos quedan, al igual que a todo el pueblo. ¡Este hombre es un traidor!
El rey Sedequías estuvo de acuerdo.
—‍Está bien —‍dijo‍—, hagan lo que quieran. No los puedo detener.
Así que los funcionarios sacaron a Jeremías de la celda y lo bajaron con
sogas a una cisterna vacía en el patio de la cárcel que pertenecía a Malquías,
miembro de la familia real. La cisterna no tenía agua pero Jeremías se hundió en una espesa capa de barro que había en el fondo.
Pero el etíope Ebed-melec, un importante funcionario de la corte, se
enteró de que Jeremías estaba en la cisterna. En ese momento el rey estaba
en sesión junto a la puerta de Benjamín, entonces Ebed-melec salió del
palacio a toda prisa para hablar con él.
—‍Mi señor y rey —‍dijo‍—, estos hombres hicieron un gran mal al poner





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen