Inmersion Profetas NTV - Page 304



46:17-27
J erem í as
291
“Vamos, volvamos a nuestra gente,
a la tierra donde nacimos.
¡Huyamos de la espada del enemigo!”.
Allí dirán:
“¡El faraón, rey de Egipto, es un bocón
que perdió su oportunidad!”.
»Tan cierto como que yo vivo —‍dice el Rey,
cuyo nombre es el Señor de los Ejércitos Celestiales‍—,
¡alguien viene contra Egipto
que es tan alto como el monte Tabor
o como el monte Carmelo junto al mar!
¡Hagan las maletas! ¡Prepárense para ir al destierro,
ustedes ciudadanos de Egipto!
La ciudad de Menfis será destruida;
quedará sin un solo habitante.
Egipto es tan hermoso como una novilla,
¡pero el tábano del norte ya está en camino!
Los mercenarios de Egipto se han vuelto como becerros engordados.
Ellos también se darán vuelta y huirán,
porque este es el día del gran desastre para Egipto,
un momento de enorme castigo.
Egipto huye, silencioso como serpiente que se desliza.
Los soldados invasores avanzan;
se enfrentan a ella con hachas como si fueran leñadores.
Cortarán a su pueblo como se talan los árboles —‍dice el Señor‍—,
porque son más numerosos que las langostas.
Egipto será humillado;
será entregado en manos de la gente del norte».
El Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel, dice: «Castigaré a
Amón, el dios de Tebas y a todos los demás dioses de Egipto. Castigaré a
sus gobernantes y al faraón también, y a todos los que confían en él. Los
entregaré en manos de los que buscan matarlos, al rey Nabucodonosor de
Babilonia y a su ejército. Sin embargo, después la tierra se recuperará de
los estragos de la guerra. ¡Yo, el Señor, he hablado!
»Pero no temas, mi siervo Jacob;
no te desalientes, Israel.
Pues los traeré de regreso a casa desde tierras lejanas,
y tus hijos regresarán del destierro.
Israel regresará a vivir en paz y tranquilidad,
y nadie los atemorizará.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen