Inmersion Profetas NTV - Page 322



51:32-41
J erem í as
Se han cortado todas las rutas de fuga.
Los pantanos están en llamas
y el ejército se llenó de pánico.
Esto dice el Señor de los Ejércitos Celestiales,
Dios de Israel:
«Babilonia es como el trigo en el campo de trillar
a punto de ser pisoteado.
Dentro de poco,
comenzará la cosecha».
«Nabucodonosor, rey de Babilonia, nos devoró, nos aplastó
y nos dejó sin fuerzas.
Nos tragó como un gran monstruo
y llenó su barriga con nuestras riquezas.
Nos echó de nuestro propio país.
Hagan que Babilonia sufra como nos hizo sufrir a nosotros
—‍dice la gente de Sión‍—.
Hagan que el pueblo de Babilonia pague por derramar nuestra
sangre»,
dice Jerusalén.
Esto dice el Señor a Jerusalén:
«Yo seré tu abogado para defender tu causa
y te vengaré.
Secaré su río,
tal como sus fuentes de agua,
y Babilonia se convertirá en un montón de ruinas,
frecuentada por chacales.
Será objeto de horror y menosprecio,
un lugar donde no vive nadie.
Sus habitantes rugirán juntos como leones fuertes;
gruñirán como cachorros de león.
Y mientras estén sonrojados por el vino,
les prepararé otra clase de banquete.
Los haré beber hasta que se duerman
y nunca se despertarán
—‍dice el Señor‍—.
Los llevaré
como a corderos al matadero,
como a carneros y chivos para el sacrificio.
»¡Cómo ha caído Babilonia,
la gran Babilonia, aclamada en toda la tierra!
309





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen