Inmersion Profetas NTV - Page 336



EZEQUIEL
El 31 de julio de mis treinta años de vida, me encontraba con los judíos
en el destierro, junto al río Quebar, en Babilonia, cuando se abrieron los
cielos y tuve visiones de Dios. Eso ocurrió durante el quinto año de cautividad del rey Joaquín. (El Señor le dio este mensaje al sacerdote Ezequiel,
hijo de Buzi, junto al río Quebar, en la tierra de los babilonios; y él sintió
que la mano del Señor se apoderó de él).
Mientras miraba, vi una gran tormenta que venía del norte empujando
una nube enorme que resplandecía con relámpagos y brillaba con una luz
radiante. Dentro de la nube había fuego, y en medio del fuego resplandecía
algo que parecía como de ámbar reluciente. Del centro de la nube salieron
cuatro seres vivientes que parecían humanos, solo que cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas. Las piernas eran rectas, y los pies tenían pezuñas
como las de un becerro y brillaban como bronce bruñido. Pude ver que,
debajo de cada una de las cuatro alas, tenían manos humanas. Así que cada
uno de los cuatro seres tenía cuatro caras y cuatro alas. Las alas de cada ser
viviente se tocaban con las de los seres que estaban al lado. Cada uno se
movía de frente hacia adelante, en la dirección que fuera, sin darse vuelta.
Cada uno tenía cara humana por delante, cara de león a la derecha, cara
de buey a la izquierda, y cara de águila por detrás. Cada uno tenía dos pares
de alas extendidas: un par se tocaba con las alas de los seres vivientes a cada
lado, y el otro par le cubría el cuerpo. Los seres iban en la dirección que
indicara el espíritu y se movían de frente hacia delante, en la dirección que
fuera, sin darse vuelta.
Los seres vivientes parecían carbones encendidos o antorchas brillantes,
y daba la impresión de que entre ellos destellaban relámpagos. Y los seres
vivientes se desplazaban velozmente de un lado a otro como centellas.
Mientras miraba a esos seres vivientes, vi junto a ellos cuatro ruedas
que tocaban el suelo; a cada uno le correspondía una rueda. Las ruedas
brillaban como si fueran de berilo. Las cuatro ruedas se parecían y estaban
hechas de la misma manera; dentro de cada rueda había otra rueda, que
giraba en forma transversal. Los seres podían avanzar de frente en cualquiera de las cuatro direcciones, sin girar mientras se movían. Los aros
323





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen