Inmersion Profetas NTV - Page 350



12:14–13:3
E ze q uiel
337
aunque él nunca lo verá y allí morirá. Esparciré a los cuatro vientos a sus
siervos y guerreros, y mandaré la espada tras ellos. Entonces, cuando los
disperse entre las naciones, sabrán que yo soy el Señor. No obstante, a
algunos los libraré de morir en la guerra o por enfermedades o de hambre, para que confiesen sus pecados detestables a sus captores. ¡Entonces
sabrán que yo soy el Señor!».
Luego recibí este mensaje del Señor: «Hijo de hombre, estremécete al
comer tu alimento; tiembla de miedo al beber tu agua. Dile al pueblo:
“Esto dice el Señor Soberano acerca de los que viven en Israel y Jerusalén:
‘Con temblor comerán su alimento y con desesperación beberán su agua,
porque la tierra quedará arrasada a causa de la violencia de sus habitantes.
Las ciudades serán destruidas y los campos quedarán hechos desiertos.
Entonces ustedes sabrán que yo soy el Señor’”».
Nuevamente recibí un mensaje del Señor: «Hijo de hombre, has oído
ese proverbio que citan en Israel: “El tiempo pasa y las profecías quedan
en nada”. Dile al pueblo: “Esto dice el Señor Soberano: ‘Pondré fin a este
proverbio y pronto dejarán de citarlo’”. Ahora dales este nuevo proverbio
en reemplazo del otro: “¡Ha llegado la hora de que se cumplan todas las
profecías!”.
»Ya no habrá más visiones falsas ni predicciones aduladoras en Israel.
¡Pues yo soy el Señor! Si yo lo digo, sucederá. Ya no habrá más demora
para ustedes, rebeldes de Israel. Cumpliré mi amenaza de destrucción durante los años de su vida. ¡Yo, el Señor Soberano, he hablado!».
Luego recibí este mensaje del Señor: «Hijo de hombre, los israelitas
andan diciendo: “Él habla de un futuro lejano. Sus visiones no se cumplirán por muchísimo tiempo”. Por lo tanto, diles: “Esto dice el Señor
Soberano: ‘¡Se acabó la demora! Ya mismo cumpliré todas mis amenazas.
¡Yo, el Señor Soberano, he hablado!’”».
Después recibí este mensaje del Señor: «Hijo de hombre, profetiza contra los falsos profetas de Israel que inventan sus propias profecías. Diles:
“Escuchen la palabra del Señor. Esto dice el Señor Soberano: ‘¡Qué





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen