Inmersion Profetas NTV - Page 358



17:11–18:3
E ze q uiel
345
Morirá en la misma tierra fértil
donde había crecido tan bien”».
Luego recibí este mensaje del Señor: «Diles a esos rebeldes de Israel:
“¿No entienden lo que significa este enigma de las águilas? El rey de Babilonia vino a Jerusalén y se llevó al rey y a los príncipes a Babilonia. Hizo
un tratado con un miembro de la familia real y lo obligó a jurarle lealtad.
También desterró a los líderes más influyentes de Israel, para que Israel no
se fortaleciera nuevamente y se rebelara. Solo si cumplía su tratado con
Babilonia podría Israel sobrevivir.
»”Sin embargo, este israelita de la familia real se rebeló contra Babilonia
y envió embajadores a Egipto para solicitar un gran ejército con muchos
caballos. ¿Acaso podrá Israel dejar de cumplir los tratados que hizo bajo
juramento sin que haya consecuencias? ¡No! Porque tan cierto como que
yo vivo, dice el Señor Soberano, el rey de Israel morirá en Babilonia: el
territorio del rey que lo puso en el trono y con quien hizo un tratado que
despreció y no cumplió. Ni el faraón con su poderoso ejército podrá ayudar a Israel cuando el rey de Babilonia vuelva a sitiar a Jerusalén y mate a
mucha gente. Pues el rey de Israel despreció el tratado y no lo cumplió aun
después de jurar que lo haría; así que no escapará.
»”Entonces esto dice el Señor Soberano: tan cierto como que yo vivo,
lo castigaré por no cumplir mi pacto y por despreciar el juramento solemne que hizo en mi nombre. Arrojaré mi red sobre él y lo capturaré en
mi trampa. Lo llevaré a Babilonia y lo juzgaré por haberme traicionado.
Todos sus mejores guerreros morirán en batalla y los que sobrevivan serán
esparcidos a los cuatro vientos. Entonces ustedes sabrán que yo, el Señor,
he hablado.
»”Esto dice el Señor Soberano: tomaré una rama de la copa de un
cedro alto y la plantaré sobre la cumbre de la montaña más alta de Israel.
Se convertirá en un cedro majestuoso, extenderá sus ramas y producirá semillas. Toda clase de aves anidarán en él y encontrarán refugio a la sombra
de sus ramas. Todos los árboles sabrán que soy yo, el Señor, quien tala el
árbol alto y hace crecer alto el árbol pequeño. Soy yo quien hace secar el
árbol verde y le da vida al árbol seco. ¡Yo, el Señor, he hablado y cumpliré
lo que he dicho!”».
Luego recibí otro mensaje del Señor: «¿Por qué citan ustedes ese proverbio acerca de la tierra de Israel, que dice: “Los padres comieron uvas
agrias, pero la boca de sus hijos se frunce por el sabor”? Tan cierto como
que yo vivo, dice el Señor Soberano, que dejarán de citar ese proverbio





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen