Inmersion Profetas NTV - Page 373



360
INMERSIÓN

P R O F E TA S
24:14–25:3
»¡Yo, el Señor, he hablado! Ha llegado la hora y no me contendré. No
cambiaré de parecer ni tendré compasión de ti. Serás juzgada por tus acciones perversas, dice el Señor Soberano».
Luego recibí este mensaje del Señor: «Hijo de hombre, de un solo golpe
te quitaré tu tesoro más querido; sin embargo, no debes expresar ningún
dolor ante su muerte. No llores; que no haya lágrimas. Gime en silencio,
pero sin que haya lamentos junto a su tumba. No te descubras la cabeza
ni te quites las sandalias. No cumplas con los ritos acostumbrados en el
tiempo de duelo ni aceptes la comida de los amigos que se acerquen a
consolarte».
Así que, por la mañana, anuncié ese mensaje al pueblo y por la tarde
mi esposa murió. A la mañana siguiente hice todo lo que se me indicó.
Entonces la gente me preguntó: «¿Qué significa todo esto? ¿Qué tratas
de decirnos?».
Así que les contesté: «Recibí un mensaje del Señor, quien me dijo
que se lo transmitiera a los israelitas. Esto dice el Señor Soberano: “Contaminaré mi templo, que es fuente de seguridad y orgullo para ustedes, el
lugar en el que se deleita su corazón. Los hijos y las hijas que dejaron en
Judá serán masacrados a espada. Entonces ustedes harán lo mismo que
hizo Ezequiel. No harán duelo en público ni se consolarán entre ustedes
comiendo lo que les traigan sus amigos. Se dejarán la cabeza cubierta y no
se quitarán las sandalias. No harán luto ni llorarán, pero se consumirán a
causa de sus pecados. Gemirán entre ustedes mismos por todo el mal que
hicieron. Ezequiel les sirve de ejemplo; ustedes harán lo mismo que él. Y
cuando llegue ese tiempo, sabrán que yo soy el Señor Soberano”».
Luego el Señor me dijo: «Hijo de hombre, el día que les quite su fortaleza —‍su alegría y su gloria, el deseo de su corazón, su tesoro más querido‍— también les quitaré a sus hijos e hijas. Ese día, un sobreviviente
llegará desde Jerusalén a Babilonia para contarte lo que sucedió. Cuando
llegue, enseguida recuperarás la voz para que hables con él y serás un símbolo para los de este pueblo. Entonces ellos sabrán que yo soy el Señor».
Luego recibí este mensaje del Señor: «Hijo de hombre, ponte de cara a la
tierra de Amón y profetiza contra sus habitantes. Comunica este mensaje
a los amonitas de parte del Señor Soberano: “¡Escuchen la palabra del
Señor Soberano! Ustedes se alegraron cuando mi templo fue contaminado, se burlaron de Israel y de su desolación y se rieron de Judá cuando





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen