Inmersion Profetas NTV - Page 385



372
INMERSIÓN

P R O F E TA S
31:3-13
»“¿Con quién compararás tu grandeza?
Eres como la poderosa Asiria,
que alguna vez fue como un cedro del Líbano,
con hermosas ramas que daban una intensa sombra al bosque
y su copa llegaba hasta las nubes.
Los manantiales profundos lo regaban
y lo ayudaban a crecer alto y frondoso.
El agua corría a su alrededor como un río
y fluía hacia todos los árboles cercanos.
Este gran árbol se elevaba
muy por encima de los demás árboles que lo rodeaban.
Creció y desarrolló ramas gruesas y largas
por el agua abundante que recibían sus raíces.
Las aves anidaban en sus ramas
y bajo su sombra parían los animales salvajes.
Todas las grandes naciones del mundo
vivían bajo su sombra.
Era fuerte y hermoso,
con ramas que se extendían ampliamente
porque sus raíces llegaban a lo profundo,
donde había agua en abundancia.
Ningún otro cedro del jardín de Dios
podía hacerle competencia.
Ningún ciprés tenía ramas como las suyas;
ningún plátano oriental tenía ramas comparables.
Ningún árbol del jardín de Dios
tenía una belleza parecida.
Como hice tan hermoso este árbol
y le di un follaje tan magnífico,
era la envidia de los demás árboles del Edén,
el jardín de Dios.
»”Por lo tanto, esto dice el Señor Soberano: como Egipto se volvió
vanidoso y arrogante, y porque se puso tan por encima de los demás que
su copa llegaba a las nubes, lo entregaré en manos de una nación poderosa
para que lo destruya como merece su perversidad. Ya lo he desechado. Un
ejército extranjero —‍el terror de las naciones‍— lo taló y lo dejó tendido
en el suelo. Sus ramas quedaron esparcidas por las montañas, los valles y
los barrancos de la tierra. Todos los que vivían bajo su sombra se fueron
y lo dejaron allí tirado.
»”Las aves se posan en el tronco caído,
y los animales salvajes se tienden entre sus ramas.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen