Inmersion Profetas NTV - Page 390



33:16-33
E ze q uiel
377
lo hacen, entonces de cierto vivirán y no morirán. No se sacará a relucir
ninguno de sus pecados pasados, porque hicieron lo que es justo y recto,
por eso ciertamente vivirán.
»”Tu pueblo dice: ‘El Señor no hace lo correcto’, pero son ellos quienes
no hacen lo correcto. Pues reitero, si los justos abandonan su conducta
recta y pecan, morirán. Sin embargo, si los malvados se apartan de su maldad y hacen lo que es justo y recto, vivirán. Oh pueblo de Israel, ustedes
dicen: ‘El Señor no hace lo correcto’; pero yo juzgo a cada uno de ustedes
según sus acciones”».
El 8 de enero, durante el año doce de nuestra cautividad, un sobreviviente
de Jerusalén vino a verme y me dijo: «¡Ha caído la ciudad!». La noche anterior, el Señor había puesto su mano sobre mí y me había devuelto la voz.
De modo que pude hablar cuando llegó ese hombre a la mañana siguiente.
Luego recibí el siguiente mensaje del Señor: «Hijo de hombre, el remanente de Israel, que vive disperso en las ciudades destruidas, sigue diciendo: “Abraham era un solo hombre y, sin embargo, llegó a poseer toda
la tierra. Nosotros somos muchos; sin duda se nos ha entregado la tierra
como posesión”. Por lo tanto, diles a esas personas: “Esto dice el Señor
Soberano: ‘Ustedes comen carne con sangre, rinden culto a ídolos y asesinan a los inocentes. ¿De veras piensan que la tierra debería ser suya? ¡Asesinos! ¡Idólatras! ¡Adúlteros! ¿Acaso la tierra habría de pertenecerles?’”.
»Diles: “Esto dice el Señor Soberano: ‘Tan cierto como que yo vivo, los
que vivan en las ruinas morirán a filo de espada y enviaré animales salvajes
para que devoren a los que vivan en campo abierto. Los que se escondan
en fuertes y en cuevas morirán de enfermedades. Destruiré la tierra por
completo y destrozaré su orgullo. Se acabará su poder arrogante. Las montañas de Israel quedarán tan desiertas que nadie siquiera pasará por ellas.
Cuando yo haya destruido la tierra por completo a causa de los pecados
detestables que cometieron, entonces sabrán que yo soy el Señor’”.
»Hijo de hombre, los de tu pueblo hablan de ti en sus casas y murmuran
acerca de ti junto a las puertas. Se dicen unos a otros: “¡Vayamos a oír lo
que el profeta tiene para contarnos de parte del Señor!”. Entonces ellos se
acercan fingiendo sinceridad y se sientan delante de ti. Escuchan tus palabras, pero no tienen ninguna intención de hacer lo que tú les dices. Tienen
la boca llena de palabras sensuales y en su corazón solo buscan dinero. Les
resultas muy entretenido, como alguien que les canta canciones de amor
con una hermosa voz o les toca buena música con un instrumento. ¡Oyen
lo que les dices, pero se niegan a hacerlo! Sin embargo, cuando les sucedan todas estas cosas terribles —‍que sin duda les sucederán‍—, entonces
sabrán que hubo un profeta entre ellos».





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen