Inmersion Profetas NTV - Page 399



386
INMERSIÓN

P R O F E TA S
39:11-29
quienes pensaban saquearlos y robarán a quienes pensaban robarles, dice
el Señor Soberano.
»”Prepararé un inmenso cementerio para Gog y sus multitudes en el
valle de los Viajeros, al oriente del mar Muerto. Ese lugar impedirá el paso
de quienes viajen por allí y el lugar pasará a llamarse valle de las Multitudes de Gog. Les llevará siete meses a los israelitas enterrar los cuerpos y
limpiar la tierra. Todo el pueblo colaborará, pues será una victoria gloriosa
para Israel ese día, cuando demuestre mi gloria, dice el Señor Soberano.
»”Pasados los siete meses, se nombrarán grupos de hombres que exploren la tierra en busca de esqueletos para enterrar y así la tierra quedará
limpia de nuevo. Donde encuentren huesos pondrán un indicador para
que los equipos encargados de enterrarlos los trasladen al valle de las Multitudes de Gog y los sepulten allí. (Habrá allí una ciudad llamada Hamona,
que significa ‘multitud’). Así por fin quedará limpia la tierra”.
»Ahora, hijo de hombre, esto dice el Señor Soberano: llama a las aves
y a los animales salvajes y diles: “Reúnanse para mi gran banquete sacrificial. ¡Vengan de lejos y de cerca a los montes de Israel y coman allí carne y
beban sangre! ¡Coman la carne de hombres valientes y beban la sangre de
príncipes como si fueran carneros, corderos, cabras y toros; todos animales engordados de Basán! Devoren la carne hasta quedar hastiados; beban
la sangre hasta embriagarse. Es el banquete sacrificial que he preparado
para ustedes. Sáciense de la mesa de mi banquete; devoren caballos y conductores de carros, hombres poderosos y toda clase de guerreros valientes,
dice el Señor Soberano”.
»De ese modo, mostraré mi gloria a las naciones. Todos verán el castigo
que les impuse y el poder de mi puño cuando golpeo. A partir de entonces,
el pueblo de Israel sabrá que yo soy el Señor su Dios. Luego las naciones
sabrán por qué los israelitas fueron enviados al destierro: fue el castigo por
su pecado, porque fueron infieles a su Dios. Por lo tanto, les di la espalda y
dejé que sus enemigos los destruyeran. Les di la espalda y los castigué por
su contaminación y por sus pecados.
»Ahora bien, esto dice el Señor Soberano: pondré fin a la cautividad
de mi pueblo. ¡Tendré misericordia de todo Israel, pues yo protejo celosamente mi santa reputación! Una vez que regresen a su propia tierra para
vivir en paz, donde nadie los molestará, asumirán la responsabilidad de
la deshonra e infidelidad que cometieron. Cuando los haga regresar de
las tierras de sus enemigos, mostraré mi santidad en medio de ellos para
que la vean todas las naciones. Entonces mi pueblo sabrá que yo soy el
Señor su Dios, porque los envié al destierro y los regresé a su hogar. No
abandonaré a ninguno de mi pueblo. Nunca más esconderé mi rostro de
ellos, pues derramaré mi Espíritu sobre el pueblo de Israel. ¡Yo, el Señor
Soberano, he hablado!».





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen