Inmersion Profetas NTV - Page 413



400
INMERSIÓN

P R O F E TA S
47:3-17
llevó hacia afuera del muro por la puerta norte y me condujo hasta la entrada oriental. Allí pude ver que el agua fluía por el lado sur de la entrada
oriental.
Me llevó a lo largo de la corriente de agua y, mientras avanzábamos, él
iba midiendo; cuando llegamos a quinientos treinta metros, me llevó a
través de la corriente. El agua me llegaba a los tobillos. Midió otros quinientos treinta metros y una vez más me llevó a través de la corriente.
Esta vez el agua me llegaba hasta las rodillas. Después de otros quinientos
treinta metros, el agua me alcanzaba a la cintura. Luego midió otros quinientos treinta metros y el río ya era demasiado profundo para cruzarlo
caminando. Había buena profundidad para nadar, pero demasiada para
atravesarlo a pie.
Me preguntó: «Hijo de hombre, ¿has estado observando?». Después
me llevó de regreso por la orilla del río. Al volver, me sorprendió ver
muchos árboles que crecían a ambos lados del río. Entonces me dijo: «Este
río fluye hacia el oriente, atraviesa el desierto y desemboca en el valle del
mar Muerto. Esta corriente hará que las aguas saladas del mar Muerto se
vuelvan puras y dulces. Vivirán cantidad de criaturas vivientes por donde
llegue el agua de este río. Abundarán los peces en el mar Muerto, pues sus
aguas se volverán dulces. Florecerá la vida a donde llegue esta agua. Habrá
pescadores a lo largo de las costas del mar Muerto. Desde En-gadi hasta
En-eglaim, toda la costa estará cubierta de redes secándose al sol. El mar
Muerto se llenará de toda clase de peces, igual que en el Mediterráneo. No
obstante, los pantanos y las ciénagas no se purificarán; quedarán salados. A
ambas orillas del río crecerá toda clase de árboles frutales. Sus hojas nunca
se marchitarán ni caerán y sus ramas siempre tendrán fruto. Cada mes
darán una nueva cosecha, pues se riegan con el agua del río que fluye del
templo. Los frutos servirán para comer, y las hojas se usarán para sanar».
Esto dice el Señor Soberano: «La tierra para las doce tribus de Israel se
dividirá de la siguiente manera: los descendientes de José recibirán dos
porciones de tierra. Las demás tribus recibirán partes iguales. Yo juré solemnemente que daría esta tierra a los antepasados de ustedes y ahora
pasará a sus manos como posesión.
»Estos son los límites de la tierra: el límite norte irá desde el mar
Mediterráneo hacia Hetlón, luego seguirá por Lebo-hamat hasta
Zedad y de allí se extenderá a Berota y Sibraim, que están en la
frontera entre Damasco y Hamat, y finalmente hacia Hazar-haticón, en
la frontera con Haurán. De modo que el límite norte irá desde el mar
Mediterráneo hasta Hazar-enán, en la frontera entre Hamat al norte y
Damasco al sur.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen