Inmersion Profetas NTV - Page 457



444
INMERSIÓN

P R O F E TA S
2:27–3:6
Entonces sabrán que yo estoy en medio de mi pueblo Israel,
que yo soy el Señor su Dios, y que no hay otro.
Nunca más mi pueblo será avergonzado.
»Entonces, después de hacer todas esas cosas,
derramaré mi Espíritu sobre toda la gente.
Sus hijos e hijas profetizarán.
Sus ancianos tendrán sueños,
y sus jóvenes tendrán visiones.
En esos días derramaré mi Espíritu
aun sobre los sirvientes, hombres y mujeres por igual.
Y haré maravillas en los cielos y en la tierra:
sangre, fuego y columnas de humo.
El sol se oscurecerá,
y la luna se pondrá roja como la sangre
antes de que llegue el grande y terrible día del Señor.
Pero todo el que invoque el nombre del Señor
será salvo;
pues algunos que están en el monte Sión en Jerusalén escaparán,
tal como el Señor lo ha dicho.
Estos se contarán entre los sobrevivientes
a quienes el Señor ha llamado.
»En el tiempo de esos acontecimientos —‍dice el Señor‍—,
cuando yo restaure la prosperidad de Judá y de Jerusalén,
reuniré a los ejércitos del mundo
en el valle de Josafat.
Allí los juzgaré
por hacerle daño a mi pueblo, mi posesión más preciada,
por dispersar a mi pueblo entre las naciones
y por dividir mi tierra.
Tiraron los dados para decidir quiénes de mi pueblo
serían sus esclavos.
Canjearon niños por prostitutas
y vendieron niñas por tan solo suficiente vino para emborracharse.
»¿Qué tienen contra mí, Tiro y Sidón y, ustedes, ciudades de Filistea?
¿Tratan de vengarse de mí? Si es así, ¡tengan cuidado! Los atacaré con
rapidez y les pagaré por todo lo que hicieron. Tomaron mi plata y mi oro y
todos mis tesoros preciados y los llevaron a sus templos paganos. Les vendieron la gente de Judá y de Jerusalén a los griegos para que se la llevaran
lejos de su tierra.





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen