Inmersion Profetas NTV - Page 50



12:7–13:3
O seas
Pero no, la gente se comporta como astutos comerciantes
que venden con balanzas fraudulentas;
les encanta estafar.
Israel se jacta: «¡Yo soy rico!
¡Sin ayuda de nadie hice una fortuna!
¡Nadie me ha descubierto haciendo trampas!
¡Mi historial es impecable!».
«Pero yo soy el Señor tu Dios,
quien te rescató de la esclavitud en Egipto.
Y te haré habitar otra vez en carpas
como lo haces cada año en el Festival de las
Enramadas.
Yo envié a mis profetas para advertirte
con numerosas visiones y parábolas».
Pero la gente de Galaad no vale nada
debido a su idolatría.
Y en Gilgal también sacrifican toros;
sus altares están en filas como montones de piedra
a lo largo de los bordes de un campo arado.
Jacob huyó a la tierra de Aram
y allí, a cambio de pastorear ovejas, ganó una esposa.
Luego, por medio de un profeta,
el Señor sacó de Egipto a los descendientes de Jacob;
y fueron protegidos
por el mismo profeta.
Pero el pueblo de Israel
amargamente ha provocado al Señor;
ahora el Señor los sentenciará a muerte
en pago por sus pecados.
Cuando hablaba la tribu de Efraín,
el pueblo temblaba de miedo
porque esa tribu era importante en Israel;
pero la gente de Efraín pecó al rendir culto a Baal
y así selló su destrucción.
Ahora siguen pecando, haciendo ídolos de plata,
imágenes hábilmente formadas por manos humanas.
«¡Ofrézcanles sacrificios —‍gritan‍—
y besen a ídolos que tienen forma de becerros!».
Por lo tanto, desaparecerán como la neblina de la mañana,
como el rocío bajo el sol del amanecer,
37





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen