Inmersion Profetas NTV - Page 62



4:9–5:3
M i q ueas
recuperarás tu fuerza
y poder soberano.
El reino será restaurado
a mi muy amada Jerusalén.
Ahora pues, ¿por qué gritas de terror?
¿Acaso no tienes rey que te dirija?
¿Han muerto todos tus sabios?
El dolor te ha apresado como a una mujer durante el parto.
Retuérzanse y giman como una mujer con dolores de parto,
ustedes, habitantes de Jerusalén,
porque ahora tendrán que salir de esta ciudad
para vivir en campos abiertos.
Pronto serán enviados al destierro
a la lejana Babilonia.
Pero allí el Señor los rescatará;
él los redimirá de las garras de sus enemigos.
Ahora muchas naciones se han reunido contra ustedes.
«Que sean profanados —‍dicen ellos‍—.
Seamos testigos de la destrucción de Jerusalén».
Pero estas naciones no conocen los pensamientos del Señor
ni entienden su plan.
No saben
que las está reuniendo
para golpearlas y pisotearlas
como a gavillas de grano en el campo de trillar.
«¡Levántate y aplasta a las naciones, oh Jerusalén!
—‍dice el Señor‍—.
Pues te daré cuernos de hierro y pezuñas de bronce,
para que pisotees a muchas naciones hasta reducirlas a polvo.
Presentarás al Señor las riquezas mal habidas de esas naciones,
sus tesoros al Señor de toda la tierra».
¡Formen las tropas!
El enemigo pone sitio a Jerusalén.
Con una vara golpeará al líder de Israel en la cara.
Pero tú, oh Belén Efrata,
eres solo una pequeña aldea entre todo el pueblo de Judá.
No obstante, en mi nombre, saldrá de ti un gobernante para Israel,
cuyos orígenes vienen desde la eternidad.
El pueblo de Israel será entregado a sus enemigos
49





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen