Inmersion Profetas NTV - Page 94



14:7-18
I sa í as
Sin embargo, finalmente la tierra está en reposo y tranquila.
¡Ahora puede volver a cantar!
Hasta los árboles del bosque
—‍los cipreses y los cedros del Líbano‍—
cantan esta alegre canción:
“¡Dado que te talaron,
nadie vendrá ahora para talarnos a nosotros!”.
»En el lugar de los muertos hay mucha emoción
por tu llegada.
Los espíritus de los líderes mundiales y de los reyes poderosos que
murieron hace tiempo
se ponen de pie para verte llegar.
Todos exclaman a una voz:
“¡Ahora eres tan débil como nosotros!
Tu poder y tu fuerza fueron enterrados contigo.
En tu palacio ha cesado el sonido del arpa.
Ahora los gusanos son tu sábana,
y las lombrices, tu manta”.
»¡Cómo has caído del cielo,
oh estrella luciente, hijo de la mañana!
Has sido arrojado a la tierra,
tú que destruías a las naciones del mundo.
Pues te decías a ti mismo:
“Subiré al cielo para poner mi trono por encima de las estrellas
de Dios.
Voy a presidir en el monte de los dioses,
muy lejos en el norte.
Escalaré hasta los cielos más altos
y seré como el Altísimo”.
En cambio, serás bajado al lugar de los muertos,
a las profundidades más hondas.
Allí todos te mirarán y se preguntarán:
“¿Puede ser este el que sacudía la tierra
y hacía temblar a los reinos del mundo?
¿Es este el que destruyó el mundo
y lo convirtió en una tierra baldía?
¿Es este el rey que demolía las grandes ciudades del mundo
y no tenía compasión de sus prisioneros?”.
»Los reyes de las naciones yacen en gloria majestuosa,
cada cual en su propia tumba,
81





Powered by


Full screen Click to read
Paperturn flipbook viewer
Search
Overview
Download as PDF
Print
Shopping cart
Full screen
Exit full screen